The Nature Conservancy México

¿Dónde trabajamos?

Península de Yucatán

La Península de Yucatán alberga la Selva Maya, que es el pulmón verde más grande de México y el segundo más importante de América después del Amazonas, con 10.2 millones de hectáreas de selva que se extiende hasta Belice y el norte de Guatemala.

Brinda refugio a innumerables especies únicas y en peligro de extinción, como el pecarí de hocico blanco, el tapir, el guacamayo rojo, el águila arpía y el mono aullador. Además, es hábitat natural del jaguar, alberga casi 400 especies de aves y, en invierno, recibe varios millones de aves migratorias. La selva también es hogar de comunidades mayas con un legado milenario. Muchas continúan practicando técnicas agrícolas tradicionales y cuidando de los recursos forestales como sus antepasados lo hicieron por generaciones.

Sin embargo, las presiones que afectan esta región son más significativas que nunca. El 80% de la deforestación que enfrenta la Selva Maya es causada por la ganadería y la agricultura extensivas. A pesar de este elevado costo ambiental, la productividad de los sistemas agropecuarios peninsulares es relativamente baja si se le compara con otras regiones del país, lo que se traduce en ingresos cada vez menores para las comunidades locales.

Chiapas

Chiapas es una de las regiones con mayor biodiversidad del planeta y gracias a la riqueza de sus bosques, el Estado posee el 30% del agua dulce del país, por lo que es considerado el guardián del futuro del agua en México.

A pesar de su gran valor, Chiapas ha perdido el 55% de sus bosques nativos fundamentalmente a raíz de la expansión productiva del maíz, el café y la ganadería, esta última ocupando una tercera parte de la superficie terrestre del Estado.

Guatemala

En Guatemala restauramos hectáreas de bosques de alto valor ecológico y social en el Altiplano Occidental de Guatemala. El Altiplano Occidental es una región que posee una gran diversidad de especies de flora y fauna que son altamente valiosas para la mitigación de los efectos del cambio climático.

A pesar de que su actividad principal es la agricultura, los habitantes del Altiplano sufren desnutrición y pobreza. Por ello, es importante que las comunidades rurales transiten hacia modelos de producción sostenibles que contribuyan a la conservación de recursos como el agua y el suelo, lo que les permitirá resistir a los efectos del cambio climático y les generará una buena producción de alimentos que fortalezca su economía.

Belice

Desde 2012 trabajamos en Belice por la conservación del corazón de la Selva Maya en La Reserva Natural de Río Bravo. Es un área que conserva su pureza natural original con extensas selvas y numerosa vida silvestre. Está localizada en el corazón de la Selva Maya en Belice, que alberga la población más grande de jaguares de este ecosistema.

A pesar de su gran valor ecosistémico, enfrenta retos como los cambios en usos de suelo, la recolección descuidada de chicle y la deforestación desmedida. Animales como el jaguar, el ocelote y el puma son de las especies más amenazadas de la región.